top of page

Cuando se pierde la motivación al aprender alemán - 6 consejos insuperables

Actualizado: 26 abr 2022

Hablar alemán es un sueño que puedes cumplir. Pero para aprender alemán se necesitan dos cosas: resistencia y motivación.

Y como habrás notado, de vez en cuando, la motivación se pierde en el proceso del aprendizaje.

¿Y qué haces entonces? No tires la toalla. Como experta en el aprendizaje del alemán, puedo darte seis consejos útiles para ayudarte a retomar el ritmo y mantener el entusiasmo por el aprendizaje. Perfecto para esos momentos en los que no tienes motivación para aprender.


Consejo 1: Sé consciente de por qué estás aprendiendo alemán


Recuerda por qué empezaste a aprender alemán: ¿Quieres conversar con la familia de tu pareja en alemán? ¿O tu empresa se está expandiendo y quieres pulir tu alemán para buscar oportunidades profesionales? No importa cuáles sean tus razones, está claro que un objetivo concreto te ayudará a mantener la motivación a largo plazo.


Por ejemplo, si aprendes un idioma porque siempre has querido hablarlo, es probable que en algún momento tu motivación para aprenderlo se desvanezca. En este caso, te aconsejo que imaginas una situación concreta de éxito. Por ejemplo, imagina lo bien que te sentirás cuando alcances tu objetivo. Imagínate charlando en alemán con tus futuros suegros o recibiendo con encanto a nuevos clientes de Alemania en el trabajo. Esto te ayudará en los momentos en que no encuentres la motivación para estudiar.


Consejo 2: Acepte el estancamiento



A veces sentimos que invertimos tiempo en aprender, pero no mejoramos realmente, así que todo es en vano, ¿no? Este típico sentimiento de frustración, acompañado de una escasa motivación, suele deberse a que se ha llegado a la llamada meseta de aprendizaje.


Meseta de aprendizaje

Cuando empiezas a aprender idiomas, tu progreso en el aprendizaje de las lenguas parece enorme: Después de 15 minutos, habiendo aprendido media docena de frases y oraciones, puedes pedir comida en un restaurante, por ejemplo.


Sin embargo, más adelante, cuando ya se ha alcanzado un mejor nivel lingüístico, media docena de palabras nuevas apenas suponen una diferencia.


¿Qué se puede hacer cuando se pierde la motivación? Es sencillo: ser consciente de esta dinámica de las mesetas de aprendizaje, ¡ya ayuda! También es útil documentar tu aprendizaje (en una aplicación o con un bolígrafo y un cuaderno). Cuando eches la vista atrás a las dos últimas semanas, te sentirás orgulloso de la cantidad de cosas nuevas que has aprendido y repetido.


Consejo 3: ¿No tienes motivación para aprender? La mejor motivación viene de dentro


Sabemos por la psicología que hay dos tipos de motivación. La motivación extrínseca viene del exterior: estudias porque quieres sacar buenas notas en el examen o evitar desventajas profesionales.


La motivación intrínseca, en cambio, proviene del interior: Aprendes por entusiasmo o interés personal, por ejemplo, porque te enamoraste durante tu semestre en Alemania y ahora quieres pulir tus conocimientos del idioma antes de emigrar definitivamente. Tus posibilidades de seguir aprendiendo son mucho mayores si estás intrínsecamente motivado.


Pero no te preocupes: aunque tu motivación para el aprendizaje de idiomas sea más bien pragmática (es decir, extrínseca), también puedes sacar una motivación intrínseca. ¿Cómo? Es muy sencillo.


Combina el aprendizaje de alemán con algo que te gusta. Si tu jefe te sugiere que aprendas alemán básico para la expansión de la empresa (motivación extrínseca), piensa en lo que te une al idioma alemán (motivación intrínseca). ¿Te gusta ver thrillers alemanes? Entonces puede que te motiva la perspectiva de poder verlas pronto en el idioma original.


Consejo 4: Recompénsate a tí mismo


Una de las formas más populares de aumentar la motivación cuando el aprendizaje se estanca es premiarse a sí mismo. Piensa en cómo te recompensarás cuando alcances tu objetivo. Por ejemplo, después de hacer deporte, bebe un refresco.


Puedes aplicar el mismo principio al aprendizaje de alemán. ¿Qué te parece un pequeño viaje a Alemania cuando hayas alcanzado el nivel B1? Ayuda mucho si visualizas tu recompensa: cuelga una foto de Berlín en tu nevera para que pienses en el aprendizaje varias veces al día y en la recompensa que conlleva.


El viaje a Alemania está reservado, pero aún faltan unos meses... Si no tienes motivación para aprender mientras tanto, hay un truco sencillo: date un capricho incluso cuando hagas pequeños progresos. Puede ser una salida al cine después del curso A1 o un masaje para el difícil tema de gramática: tú sabes mejor que nadie lo que te da placer.


Consejo 5: Aprende lo que te gusta y cómo te gusta


¿Estás desmotivado porque sientes que sólo aprendes cosas sin importancia? Entonces, toma tu aprendizaje en tus propias manos eligiendo lo que es relevante para tí. Si quieres viajar por Alemania durante unas semanas, no necesitas hacer un curso de alemán comercial. Más bien, en este escenario, tiene sentido familiarizarse con el vocabulario alemán relacionado con los viajes (hotel, restaurante, pedir direcciones, etc.). Además del contenido de aprendizaje adecuado, el método de aprendizaje también debe satisfacer tus necesidades.


Es obvio que no quieres aprender de memoria las listas de vocabulario todo el tiempo. Afortunadamente, puedes elegir entre varios métodos: Sólo tienes que probar algunos métodos de aprendizaje y ver lo que te gusta y lo bien que aprendes. Si has leído y escrito mucho, te recomiendo que veas películas en el idioma original, escuches podcasts o subas el volumen de la radio. Pronto notarás que tus sentidos son desafiados de una manera nueva y que al mismo tiempo tienes más ganas de aprender.


Consejo 6: Motivarse con otros alumnos


¿No conoces a nadie que esté interesado en el mismo idioma que tú? En muchas ciudades grandes hay encuentros lingüísticos, es decir, reuniones de personas que quieren practicar una determinada lengua.


O puedes encontrar un compañero para un tándem lingüístico. De este modo, podrás ayudar a otros estudiantes con su español, practicar tú mismo el alemán y hacer nuevos amigos al mismo tiempo. Y por último, pero no por ello menos importante, un consejo de experto: cuenta tus planes a tus amigos y familiares. Si tienes suerte, encontrarás a alguien que se contagie de tu entusiasmo, y quizá quiera irse de vacaciones contigo para probar el idioma. Si estudian juntos, pueden motivarse mutuamente. Si son ambiciosos, pueden animarse a hacer competiciones, por ejemplo, para ver quién aprende más vocabulario nuevo sobre un tema en un mes.


Conclusión motivacional de una experta en aprendizaje


Cómo planeas aprender alemán y cómo aprendes alemán de verdad

Tenga en cuenta que es muy normal perder la motivación. No vas a estar a tope con tu lengua extranjera todos los días, y a veces tu vida creará distracciones o interrupciones. Por eso es importante no dejar que las frustraciones te desvíen del camino.


Ayuda si se establecen objetivos realistas, se elige el contenido de aprendizaje adecuado para tí, se recompensa por los éxitos de aprendizaje y se proporciona variedad y desafíos. Con estos consejos y trucos, tienes muchas posibilidades de superar fácilmente los momentos en los que no tienes motivación para aprender alemán.


¿Quieres saber cómo aprender y recordar el vocabulario de forma rápida y eficaz? Entonces consulta mi masterclass gratuita aquí:




465 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


bottom of page